cargando el contenido de portada...

APROBACIÓN DE LA ENSEÑANZA MEDIA BÁSICA DE UTU DE ALUMNOS DE LA ESCUELA DE OFICIOS DON BOSCO

Ya son 20 adolescentes que han aprobado la Enseñanza Media Básica. La mayoría de ellos siguen estudiando y/o trabajando, y varios de ellos en contacto con la Escuela, e incorporándose en espacios de animación de la misma.

El jueves 04 de setiembre en el Salón de Actos de la UTU (Sede central), hemos vivido un emocionante  evento: la entrega de certificados a egresados de la  Escuela de Oficios Don Bosco de la Articulación con UTU durante los tres años (2011 – 2013).

Ya son 20 adolescentes que han aprobado la Enseñanza Media Básica, gracias a este convenio. La mayoría de estos muchachos siguen estudiando y/o trabajando, y varios de ellos en contacto con la Escuela, e incorporándose en espacios de animación de la misma.

Esto significa un logro inmenso fruto de una lucha de largo aliento de la Escuela en conjunto con la Red de Organizaciones de Casavalle.

Con estos logros, la Escuela de Oficios Don Bosco se afianza como una Obra Salesiana emblemática, ofreciendo oportunidades de permanencia y continuidad educativa para los adolescentes del Marconi.  

La experiencia como espacio de maduración, de intercambio...De Encuentro

Educadores que se acercaron a Tacurú desde edades tempranas, y hoy, además de su rol en  los Proyectos Educativos de Acompañamiento Laboral, trabajan en I.N.A.U.

La experiencia como un espacio de maduración, de intercambio,… DE ENCUENTRO

Víctor, Mariana, Leonardo, Víctor, Hugo, Laura y Silvia,  son educadores que se acercaron a Tacurú desde edades tempranas, y hoy, además de su rol en  los Proyectos Educativos de Acompañamiento Laboral, trabajan en I.N.A.U.


Cuando hablamos de  experiencia nos referimos a un espacio de maduración, desarrollo y crecimiento dado por el encuentro, un encuentro que no pone el acento en las necesidades sino en la posibilidad que todos tenemos de dar, en el potencial que cada uno tiene, así  también descubrimos la capacidad de ayudar y acompañar al otro. 
Esta es la forma en que el Movimiento Tacurú busca transitar su camino, optando por la participación de la comunidad en sus proyectos.
Más de la mitad de los educadores de Tacurú son personas  que su momento se acercaron buscando una oportunidad laboral, estudiar o simplemente a jugar al futbol con amigos y pasar el rato,  hoy muchos de ellos están liderando proyectos educativos o sectores de la organización. 
Este camino comenzó hace más de 33 años buscando acompañar y atender día a día el llamado de la comunidad, tomando como visión trabajar desde el carisma salesiano y la cultura del encuentro para superar las distintas formas de exclusión.
Una experiencia que trasciende a la organización, y una de las muestras de ello es a través de los educadores que ocupan distintos roles en otras organizaciones.

 

 

¿Cómo llegaste a Tacurú?


Leonardo Charrier (33 años) –Educador: Llegué a Tacurú con 8 años, en 1989. Veníamos con los gurises del barrio (Casavalle) a jugar al fútbol y también merendábamos. Desde ahí, Tacurú es mi  Segunda Casa.


Víctor Ramos (38 años) - Educador: Llegué a Tacurú a través de unos amigos que comentaban en la esquina del barrio sus experiencias laborales  y de encuentros que vivían, es ahí cuando me proponen acercarme a la Casa.


Hugo Osorio (31 años) Educador- Yo vivía en el barrio 40 Semanas e íbamos a jugar a Tacurú al fútbol,  era un lugar de encuentro.

 

Mariana Díaz (26 años): Educadora: Tenía 18 años, estaba buscando trabajo y estaba sola con mi hijo que, en ese entonces,  era  bebé. A  Tacurú llego a raíz de una noticia en el informativo donde decían que  estaban llamando a madres jefas de hogar para participar del proyecto  “Barrido Otoñal”, me interesó y fui a anotarme. A los pocos días me llamaron para empezar a trabajar barriendo la zona de la calle Millán; eso fue en el año 2007.

 

Víctor Fernández (33 años) – Educador: Hace 18 años que estoy en la Tacurú. Cuando tenía 12 años mi padre me dijo que me anotara en la Escuela de Oficios “Don Bosco” así podía estudiar y además aprendía carpintería, éramos 9 hermanos en casa y había que colaborar.  Unos años más tarde de terminar mis estudios en la Escuela de Oficios fui a Casa Tacurú a buscar trabajo  y me encontré con el Padre Mateo (que lo conocía de mi paso por la Escuela de Oficios) y me dio la posibilidad de trabajar.

 

Comienzos como educador.


Hugo Osorio: Hacía 3 años que  trabajaba como barrendero, un día el P. Leo Burone  me propuso el desafío ser  educador. Como todo reto lo encaré con ganas y miedo, sabiendo que cualquier decisión que tomara  podía influir para bien o para mal en los gurises, era una gran responsabilidad.  
Nunca me había imaginado la posibilidad de ser educador, y encontré una vocación, fui aprendiendo de otros compañeros que surgieron del mismo proceso que  yo, así como de los técnicos, y obviamente le puse mi impronta a la tarea.  
Pienso que hay educadores que tienen la capacidad de acompañar, acercarse, de entablar un vínculo y una relación educativa positiva, sin importar la formación que tuvieron. Ser del barrio y haberse formado desde lo vivencial, o que provengas de una formación académica, no te asegura tener la capacidad de vincularte con los gurises, eso va en cada persona. 


Leo Charrier: Cuando cumplí los 18 años comencé a trabajar en un Proyecto Educativo de Acompañamiento Laboral. Trabajábamos de 9 a 12hs y teníamos campamentos, espacios de reflexión y pastoral, también compartíamos el almuerzo,   me gustaba mucho el clima que se vivía y me comprometí mucho con la tarea.  Tenía muy buena relación con mis compañeros así como con los que eran mis educadores en ese momento. Un día  mi coordinador y el Padre Jope me propusieron si quería empezar a desempeñarme como educador, lo pensé y comencé  a hacer suplencias de los coordinadores que estaban de licencia. 


¿Qué herramientas sentís que adquiriste para llevar adelante tu rol como educador?

 

Victor Ramos: Descubrí una forma de sentir y un trabajo de mucha responsabilidad; descubrí, sobretodo, una vocación que yo no sabía. El estar mano a mano con el cura del momento (P. Mateo Méndez) me ayudó a pensar mi rol como educador, con mucha paciencia y charla, encontrar  los valores de uno y la fortaleza para encarar esta responsabilidad.


Mariana Díaz: Principalmente el hecho de que uno tiene mucho para dar como educador, porque en muchos casos  vivió cosas similares a las que le transmiten los niños, niñas o los jóvenes, son situaciones que con el tiempo también hay que aprender a manejar,  el haber vivido esas experiencias hace que, al escucharlas, te movilicen mucho. En Tacurú el trabajo con técnicos y otros educadores que tuvieron un proceso similar al mío me permitió aprender y mejorar en un montón. También los talleres en los que he participado y, sobretodo, el contacto con otros educadores que me dieron la confianza para que me diera cuenta de que podía ser educadora.

Leonardo Charrier: La herramienta principal que me dio  Tacurú es el compromiso con la causa, no puedo decirte una cosa puntual que he aprendido. Uno va asimilando todo el tiempo, tanto de  su experiencia como un joven del barrio cuando hablaba con los educadores o con sus compañeros o, ahora, desde el lugar de educador. 


Víctor Fernández - La herramienta que uno tiene es saber el código del barrio, yo soy del Borro, y cuando me encuentro con un joven en Tacurú o un niño en INAU puedo entablar una comunicación donde el diálogo se da de forma abierta sin que nadie sienta que “le estás haciendo la cabeza o la psicológica” como dicen a veces.  

 

¿Cómo viviste la experiencia de ser educador INAU?

 

Mariana Díaz: Al trabajar en INAU pude ver como hay un nexo entre las realidades con las que me encontraba trabajando con los jóvenes en Tacurú. Los niños  que ingresan al hogar, viven situaciones muy dolorosas, de vulneración de derechos y creo que, el trabajar en otro ámbito, me sirvió para ver las cosas de otra forma. Entender el porqué a veces un joven llega al proyecto con determinada postura frente a la vida. 

 

Víctor Fernández: Cuando comencé a trabajar en INAU me sentí como el día que me propusieron ser educador en Tacurú, estaba muy nervioso y era todo un desafío, me sirvió mucho encontrarme compañeros de Tacurú que ya estaban trabajando allí y enseguida formamos un buen equipo. Como todo desafío lo encaré con optimismo.  Creo que lo principal siempre  se trata de escuchar,  intentar darle un sentido de pertenencia,  de valores a los gurises. Es muy lindo el vínculo con los niños, niñas y adolescentes cuando sentís que de verdad se sienten acompañados, cuando te dicen “Vení tío” y te cuentan algo…


Víctor Ramos: En Tacurú  me formé como educador y, sin duda, es una herramienta fundamental poder ver a los gurises sin ponerle culpas. Ellos son víctimas por no haber tenido un referente; hay que escucharlos siempre  y poder trabajar desde los valores  y obligaciones, desde una mirada siempre educadora.

 

 


Anécdotas que dejaron huella.

 

Mariana Díaz: Una de las experiencias que más me marcó, fue ver como una persona que formaba  parte del Proyecto, ante una dificultad muy grande que tenía pudo salir adelante. Ella pudo “amigarse consigo misma” y aprovechar  el potencial que tenía, logró “sacarse la mochila que cargaba”; eso me dio mucha satisfacción. A veces te enfrentas con realidades en las que pensás ¿qué puedo hacer? y este tipo de experiencias te llenan de confianza y alegría. La forma de lograrlas es escuchando y dándoles confianza  para que te cuenten  lo que le pasa, eso ya es un alivio para ellas y más  alegría te da verlas salir adelante.

 

Víctor Fernández: Estoy muy agradecido a Tacurú y tengo muchas anécdotas buenas, graciosas, tristes, no sabría cual contarte, puedo empezar contándote que a mi señora la conocí acá y hoy tenemos un bebé de 9 meses… en 18 años fueron muchas historias.

 

Hugo Osorio: Recuerdo el primer día que comencé a trabajar en Tacurú, fue muy gracioso… Yo era un pibe de barrio, tenía 19 años y digamos que no era miedoso… pero cuando llegué al cantón había apagón, y de pronto  me encontré en un lugar oscuro, lleno gente y  caras que me observaban desde adentro… ¡Que susto me agarré! ¡Quería salir corriendo! Dije: ¡Yo acá no vuelvo!... Fijate lo que hubiera sido,  al final me quede, y hoy me estás haciendo esta nota (risas). 

 

Víctor Ramos: Son varias las anécdotas vividas. Lo que más se repite es ir caminando por  la calle y cruzarte con un joven que participó del proyecto y te grita “¡Che, Ramos!” y cuando lo ves esta con su familia, te abraza y te dice “¡Me tenias cortito eh! ¿Pero sabés qué?… gracias, entendí tiempo después todo lo que me decían en el Proyecto”  Esto lo hace ver a uno que siempre hay alguien más esperando una mano extendida y, para ello, es necesario tener ojos grandes, unos brazos fuertes, corazón, paciencia, y soñar que siempre se puede cuando la otra parte esté dispuesta. Con constancia y vocación a dicho desafío, siempre llegará la mayor recompensa que es la felicidad del otro.
La verdad que estos encuentros con gurisas me dejan casi lagrimeando, como dije al principio, el resultado siempre llega…

Proyecto Educativo de Acompañamiento Laboral "CCZ13"

A Todo Motor

A dos meses del comienzo del proyecto compartimos fotos de distintas actividades 

Compartimos fotos de la limpieza de un basural en el Barrio Lavalleja y una actividad solidaria para restaurar una vivienda incendiada.

36a Jornada Nacional de la Juventud

Dejando Huella

Tacurú compartió con jóvenes de la Arquidiócesis de Montevideo la experiencia del Proyecto Huellas

Entre los distintos talleres que se ofrecieron, Tacurú presento la propuesta  de "Huellas", acercando a los jóvenes la experiencia a través del testimonio de quienes hace más de 8 años salen al encuentro con personas  en situación de calle.

 

APROBACIÓN DE LA ENSEÑANZA MEDIA BÁSICA DE UTU DE ALUMNOS DE LA ESCUELA DE OFICIOS DON BOSCO

Ya son 20 adolescentes que han aprobado la Enseñanza Media Básica. La mayoría de ellos siguen estudiando y/o trabajando, y varios de ellos en contacto con la Escuela, e incorporándose en espacios de animación de la misma.

Foto de los integrantes de todas las categorías de la Escuela de Deportes

Inicio de los festejos de los 15 años del proyecto

Formación Profesional Básica

             En el Curso de Gastronomía de FPB, comenzamos ya el 3º módulo!!!

 Continúan en el mismo 9 adolescentes, los cuales ya aprobaron  el 1º año del Ciclo Básico, ¡También compartimos fotos de una salida didáctica al Mercado Agrícola de Montevideo!

La experiencia como espacio de maduración, de intercambio...De Encuentro

Educadores que se acercaron a Tacurú desde edades tempranas, y hoy, además de su rol en  los Proyectos Educativos de Acompañamiento Laboral, trabajan en I.N.A.U.

Proyecto Educativo de Acompañamiento Laboral "CCZ13"

A Todo Motor

A dos meses del comienzo del proyecto compartimos fotos de distintas actividades 

36a Jornada Nacional de la Juventud

Dejando Huella

Tacurú compartió con jóvenes de la Arquidiócesis de Montevideo la experiencia del Proyecto Huellas

Más de 700 niñ@s, adolescentes y jovenes en la pista de atletismo

Tacurú en las Olimpíadas Salesianas

Integrantes de 14 Casas Salesianas participaron de varias diciplinas deportivas